lunes, 9 de julio de 2018

Travel Diary of LoriteRoad: Cajón desastre II



Si no se ama en libertad no se ama.
             ___________________

El amor es valiente y paciente.
             ___________________

Un atardecer es mi corazón, latiendo al ritmo de su respiración
y que acaricie mi pelo mientras la tarde va perdiendo la batalla y la razón...
lo otro, es solo ver caer el sol.
           ___________________

Todos los doctores con los que hablé de aquél atardecer, se negaron a cobrarme y dejaron de ejercer.
         ____________________

Sí, eres eso. Eso que brilla con fuerza ahí dentro.
           ____________________

Tú eres la llave que abre el universo entero.
            ____________________

No hace daño quien quiere; sino quien miente, quien quiere acaricia, cuida, siente.
            _____________________

Cuando el río suene, te diré quién eres.
            _____________________

Dime con quién andas... 
              ...y les pediré que me hablen de ti.
           _____________________

Al que madruga...
       ...se le hace la mañana interminable.
           _____________________
   
Lo siento, mi sentido es común.
           _____________________

Padre, perdónalos si quieres,
pero sí saben lo que hacen.
           ____________________


LoriteRoad.
Cajón desastre.
Foto: Adriana Kingston.



sábado, 7 de julio de 2018

Travel Diary of LoriteRoad: Cajón desastre.


El 7 de julio no es un día, es una ironía.
                 ____________________

No hay solución real,
el celo si estás,
su plural si te vas.
                ___________________

Todos mis problemas se pintaban las uñas de los pies.
               __________________

Guardaba mi cordura en un cajón desastre.
             ____________________

El amor no es eso que hacemos desnudos.
Es dejarme en la mañana todo lo que tenía,
y que me prestes lo que me falte
para llegar al final del día.
              ____________________

Una llamada tuya bastará para sanarme...
            ....pero nunca llamaste.
             _____________________

Ni es justo ni es necesario,
ni siquiera es.
            ___________________

Dios en el bolsillo izquierdo de mi pantalón
y yo con las manos llenas de flores.
           ____________________

Si algo es lo que parece, desconfía...
         ...nunca lo es.
          _________________

Para ver las cosas claras
primero hay que apagar todas luces.
             ________________

Dos corazones que se paran y separan.
            __________________

Rompe todos los guiones que han escrito para ti y ponte a escribir.
          ___________________

LoriteRoad.
Cajón desastre.




 





miércoles, 4 de julio de 2018

Travel Diary of LoriteRoad: El hombre que vendía tamales IV


Los últimos días me pasaron por encima como una apisonadora emocional que arrasa con todo y no respeta ni piel ni hueso...me duele hasta el pelo.
El señor de los tamales no me dejó solo en ningún momento, ni en la tormenta ni en la calma y me acompañó a caminar en las tardes de sol extremo. Después si dijo adiós o hasta luego y por una vez voy a hacerle caso y voy a publicar bastante menos o nada, al menos durante un tiempo.


-Tienes que aprender a vivir más despacio, debes empezar a hacerlo todo más despacio.

-Bueno...a veces eso no es posible ya sabes, la vida te empuja a llevar un ritmo...

-No es la vida, eres tú, mírate... podrías empezar por ejemplo, por no hablar tan deprisa.

-Pero...¿Qué tendrá que ver mi forma de hablar con que las cosas me vayan más o menos bien?

-Que igual el universo no te entiende. Puedes estar pidiéndole un alma zen que trascienda y por no pronunciar bien te veas toda tu vida trabajando en un almacén de una tienda.
                 ______________________

-La mayor parte de las cosas importantes en la vida se nos escapan de las manos, se van o las dejamos ir como arena entre los dedos por desconfianza.

-Es difícil confiar en las personas o en las cosas, sobre todo a partir de cierta edad.

-Y más cuando no se confía en uno mismo.

-¿Cómo dices?

-Si no confías ni en ti ¿Cómo vas a confiar en otro?
De la misma manera que no se puede ganar sin apostar tampoco se puede recibir sin dar. Empieza confiando en ti, después entrega lo que te gustaría recibir, apuesta por algo, por alguien o por ti...y aprieta bien las manos, que no haya hueco entre los dedos.
                ______________________

-Matador, te dejo por un tiempo, espero te vaya bien y sepas apañártelas sin mi.

-¿ Dónde vas? No me digas que me dejas solo ahora justo cuando más voy a necesitar un consejo, un apoyo, alguien con quien poder hablar...

-Lo siento, dejo la ciudad por un tiempo y tú deberías hacer lo mismo.

-¿Dónde vas? ¿Puedo ir contigo?

-Vuelvo a México, aquí en Linares no vendo ni un tamal, esta gente tiene otros gustos.

-Quiero volver a México... ¡¡déjame acompañarte!!

-No puedes venir conmigo. Volverás a México si es lo que quieres pero ese camino debes hacerlo solo.

-¿Por qué solo?

-Porque es la única manera de comprobar si te has enterado de algo o de nada.
                    __________________

LoriteRoad.
El hombre que vendía tamales.






martes, 3 de julio de 2018

Travel Diary of LoriteRoad: Último día de junio.

Que difícil el asfalto,
que sencillo el albero.
Patético es
cuando en vez de montera
tengo que lucir sombrero.
Que rara la gente,
que complicadas las cosas,
tan ciegas, tan sordas.
No quiero pagar peajes
en la autopista de mi vida,
ni tenerlo que explicar,
ni tener que llorar más
por tener un alma
rosa y "morá"

LoriteRoad.

sábado, 30 de junio de 2018

Travel Diary of LoriteRoad: El hombre que vendía tamales (Off the record)

-En un toro, en una mujer, en un amigo y en quien tenga que pagarte lo más importante es la fijeza.

-¿La fijeza? ¿Qué tiene que ver un toro con una mujer? ¿Y con los negocios?

-Todo matador, tiene que ver todo.
Recuérdalo siempre...FIJEZA.
__________________________________________

-A E I O U ponía en la pizarra...pues ella leyó: B C D F G

- ¿No sabía leer?

-"Palante y patras" pero leyó eso.

LoriteRoad.
ElHombreQueVendíaTamales.


Travel Diary of LoriteRoad: El hombre que vendía tamales III

Aquella noche era imposible dormir, el ruido en el interior de mi cabeza silenciaba el escándalo de la feria ahí afuera y la temperatura era insoportable en aquella habitación.
Aunque era tarde decidí salir a dar un paseo por el barrio, aclarar ideas y hacer tiempo hasta que el calor aflojase lo suficiente como para poder conciliar el sueño.
Abrí la puerta y ahí estaba justo en mitad de la calle, dudé entre tomar la dirección contraria o entrar de nuevo en casa pero ya era tarde para cualquiera de las dos cosas.

-¡Matador! ¿Que hace despierto a estas horas?
-Buenas noches...el calor, el ruido de la feria...ya sabe.
¿Y usted? ¿Quién le va a comprar tamales tan tarde?
-Nadie, ya voy de recogida.
Algo me dice que no es ni el calor ni el ruido de la feria lo que no le deja dormir.
-Bueno, no me apetece mucho hablar de mis cosas esta noche y además usted lo sabe todo ¿Verdad?
-No hace falta que hables, tus ojos dicen más de lo que tu boca podría contarme, no lo sé todo pero una cosa si sé, que estoy en lo cierto.
-¿Y qué es eso que le dicen mis ojos?
-No entraré en detalles pero sinceramente creo que muchos de tus problemas se originan porque no sabes diferenciar entre el qué y el como, el qué y el quien...y así todo.
-En serio, es demasiado tarde para jugar a su juego, hoy no estoy para eso, siempre está con lo mismo...
Buenas noches...

Me di media vuelta y caminé los escasos cincuenta metros que nos separaban de la puerta de casa, como siempre su voz subió dos tonos y mientras yo encontraba la llave y acertaba a introducirla en la cerradura él sentenciaba:

-¡Recuerda! Nunca es lo que se hace sino como se hace. Y así con todo, no es lo que te digan, es quien te lo diga...
-No creo que sea exactamente así, si te dicen algo bonito está bien te lo diga quien te lo diga...¿O no?
-Si te dice algo bonito alguien que le dice algo bonito a cualquiera, no te está diciendo algo bonito, te está llamando "cualquiera".

LoriteRoad.
El hombre que vendía tamales.








viernes, 29 de junio de 2018

Travel Diary of LoriteRoad: El 90 de Alcurrucen


Hay toros que no te dan un triunfo pero te dan una certeza, por ejemplo la de saber quien eres como torero.


Era dieciocho de septiembre, jueves, yo venía de actuar con éxito en varios festivales durante el verano y por fin iba a reaparecer vestido de luces después de mis años apartado del toreo.
Solo algunas personas muy cercanas a mí conocen mi trayectoria, mi historia personal y saben lo que significaba realmente aquella corrida.
Luis Miguel Parrado en la revista 6 Toros 6 lo tituló "A veces, la vida es justa" y escribió con acierto y sentimiento sobre aquélla tarde. Él es de los poquitos que me conocen bien y que siempre está ahí.
En los últimos días he reflexionado sobre varios asuntos, tomando algunas decisiones importantes para mí, en este tiempo de reflexión me ha venido muchas veces a la cabeza aquella tarde en Cazorla y curiosamente en lo que menos pienso es en "Jabatillo" mi segundo toro al que corté dos orejas, fue un gran toro, lo pude torear muy bien pero todo lo que me contó yo ya lo sabía. Del que me acuerdo y mucho es del 90, el de mi reaparición, desde la portagayola hasta que se lo llevaron las mulillas mantuvimos un diálogo desgarrador y aunque no fue toro de triunfo, si lo llego a matar bien le hubiese cortado una oreja. Pero eso es lo de menos, aquél toro de Alcurrucen me dejó algo más importante que una oreja, la certeza de saber quien soy como torero.

  • Imposible contar todo lo que me enseñó pero si quería recordarlo en mi diario, siempre le estaré agradecido porque en momentos como este me ayuda a tomar decisiones recordándome algunas cosas importantes sobre el toreo y sobre mí, cosas que me quedaron claras aquella tarde pero que el paso del tiempo y tanto pendejo suelto hacen que se distorsionen dentro de mi alma.









LoriteRoad.
Fotos: Parrado/ Prensa Antonio José Lorite.